Exposición Visiones de Anáhuac

Share Button
Ahuehuete de la noche triste por Jose Maria VelascoPor Montserrat Piñeiro

El vocablo “país” no designa únicamente un territorio soberano demarcado en kilómetros cuadrados, se refiere también a un área en particular.  Su etimología es pagus, su significado primario es aldea y se expande para abarcar el pago, terruño y hasta territorio al que se está atenido, denota el sitio donde nace o vive un individuo y en el cual éste tiene su identidad.

He aquí apasionanantes correspondencias semánticas y conexiones conceptuales entre país y paisaje que se expresan en la proximidad fonética de los vocablos ingleses land y landscape, los galos pays y paysage y las palabras italianas paese y paesaggio.

De la indagación etimológica se concluye que paisaje y país son términos referentes a un universo propio y se asocian con el sentido de pertenencia a un sitio con el cual se establecen redes de inmediación cultural y afectiva sobre todo articulado a través de las tradiciones y al vínculo con la tierra de los ancestros.

José María Velasco logra comunicar en su obra esa coexistencia de los paisajes y del país designado como México. Y hasta la fecha nadie ha podido superar esa forma en que él lo hizo: contemplando hora tras hora el valle, logrando capturar el tiempo.  Mientras ciertos elementos geológicos, topográficos y edafológicos de la naturaleza persisten figuradamente inmóviles en sus paisajes, el movimiento constante de la atmósfera, el viento, la luz y las nubes son capturados en instantes.  La existencia del movimiento en el espacio inmutable despunta a la sublime incognita de la naturaleza.

Velasco consiguió dar al territorio mexicano una dignidad sin precedente, refiriéndonos a esa fascinación que concede un ascendiente que reconoce un superior.  Algunos de estos paisajes fueron firmados por el artista en las piedras donde añade a su nombre la palabra “mexicano”.  Su firma en las rocas que son parte del paisaje otorga a la obra un elemento solemne.

Las representaciones de Velasco anexan al territorio natural la estela de las actividades humanas sobre su superficie.  Los hombres, los mexicanos y sus casas, templos, trenes, ciudades y caminos se conjugan en los paisajes de México.

Veinticinco piezas representativas de la obra de este reconocido paisajista han atravesado el océano para presentarse del 2 al 22 de julio del 2013 en la Galería Inter-Burgo en la ciudad de Daegu, en Corea del Sur. Como podeís imaginar por la descripción anteriormente realizada, bien vale la pena desplazarse durante el fin de semana hasta esta urbe para apreciar la identidad nacional de un país expresada a través de los pinceles.

Mayor información en: Embajada de México en Corea o al móvil: 0536027311 – 2

Montserrat Piñeiro Guerrero

Poseedora de nacionalidades mexicana y española, y plenamente identificada con ambas culturas. Licenciada en Gastronomía por la Universidad del Claustro de Sor Juana, fue acreedora de una beca para cursar una especialización en Gestión y marketing hoteleros en el Liceo Hotelero de Monte-Carlo. Realizó una maestría en la Universidad de ciencias sociales en la facultad de Ciencias Políticas en Toulouse, Francia y regresó a México para colaborar en revistas como Protocolo, Catadores, Suite01, Mujer ejecutiva, A pie y Clubest. Su pasión por escribir la combinó con su profesión de gastrónoma, participando en proyectos en los que arte, gastronomía, economía y administración se conjugaban, experiencias que la trajeron por motivos laborales a Corea donde conoció a su esposo. A mediano plazo su sueño es ser directora de uno de los Global Village Center.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *