Oscar Herrera Gilbert, embajador del Ecuador en Corea

embajada-de-Ecuador-en-CoreaPor Luisana Loaiza

Fotografía cortesía de la Embajada de Ecuador en Corea

Con amabilidad, el embajador Oscar Herrera Gilbert nos recibió en su oficina, y tomando como eje principal las relaciones de cooperación en materia comercial y de educación entre su país de origen y Corea del Sur, nos mencionó diversos temas de interés.

Embajador, gracias por recibirnos. Nos gustaría empezar preguntándole: ¿cómo inicia su vida diplomática y en qué consistían sus actividades antes de iniciar esta etapa?

Mi primera etapa de diplomático es ésta, desde el 2010. Previo a la nominación como Ministro Consejero encargado de las funciones comerciales en Corea en septiembre del 2010, estuve con este gobierno desde que empezó en el 2007. Primero dos años como asesor del presidente en el Palacio, un año y medio en Seguros Sucre y luego vine al exterior.

Paralelo a esto  soy un empresario; actualmente estoy sembrando café, aún no lo exporto pero estamos en eso, queremos ahorrar al país ciento cuarenta millones de dólares que invierte en importar café robusta. Existe un plan de sustitución de importaciones en el que nosotros hemos confiado, por lo cual el mercado interno y externo del café nos dará soporte a la producción. También tengo otras actividades como mecánica automotriz, comercio y bienes raíces. Después de finalizar esta actividad diplomática, yo me enfocaría en la producción y exportación de café, el comercio y la mecánica.

¿Cuál es su principal misión en esta embajada? 

Corea para el Ecuador es un centro de investigación y desarrollo, un centro de comercio de alta tecnología; entonces tenemos la instrucción clara del Presidente de la República de enfocarnos en la transferencia de conocimiento, investigación y desarrollo tecnológico. Los desarrollos tecnológicos de Corea están a la vanguardia y estamos focalizados en  la transferencia de los mismos vía cooperación, becas, en traer la mayor cantidad de estudiantes acá y enviar la mayor cantidad de profesores a Ecuador. Estamos tratando de romper barreras idiomáticas, que es el problema que tenemos actualmente, y en el tema comercial definitivamente  es el Strategic Economic Cooperation Agreement que recientemente anunciamos, y la firma del acuerdo de negociaciones entre Corea y Ecuador.

¿Podría ampliarnos cómo y cuándo comenzaron las relaciones comerciales entre Ecuador y Corea?

Se inician hace cincuenta y tres años. Ecuador es uno de los países que estuvo a la vanguardia en reconocer a Corea del Sur como país ante las Naciones Unidas cuando se dio la división de las Coreas; esto nos da una posición diferenciada para las relaciones con Corea. Además en la época de guerra de las dos Coreas, Ecuador envió pertrechos y alimentos para dar apoyo y eso el gobierno y los ciudadanos coreanos siempre lo reconocen.

En el tema comercio, es bastante agradable decir que se está dando, porque es un tema que lo empezamos no ahora sino hace casi cinco años. Desde que llegó el Presidente en el 2006, se ha tratado de negociar un acuerdo con Corea y no ha sido fácil, porque Corea se resistía a firmar algo diferente a un Tratado de Libre Comercio o FTA. Nosotros no firmamos un FTA porque consideramos que siendo un país con problemas de balanza de pagos, y con nuestros volúmenes de producción y desarrollo tecnológico diferenciado de Corea, nos pondrían en un riesgo muy elevado si se negociaba un acuerdo de libre comercio en igualdad de condiciones. El Strategic Economic Cooperation Agreement (SECA) contempla las asimetrías de las economías y se negociará con la óptica de que Ecuador no tiene el mismo desarrollo tecnológico y económico que Corea y por lo tanto debe tener diferencias con los acuerdos firmados entre Corea y otros países.

Este proceso ya fue anunciado y esperamos que no sea largo, Colombia se tomó dos años; Ecuador pretende lograrlo a la brevedad posible pues queremos insertar al país al contexto global y hacer competitivas nuestras exportaciones. En Corea se encuentra banano colombiano, peruano y el ecuatoriano, que debería estar con más presencia en las perchas, no se encuentra porque tenemos entre 20%-40% de arancel promedio de la canasta de productos de ecuatorianos que entran a Corea, algo que pretendemos cambiar.

Sabemos que en agosto de este año dos autoridades del Ecuador, la ministra Nathalie Cely y el ministro Diego Aulestia, visitaron Corea, ¿nos puede comentar el motivo de estas visitas y cuáles son las expectativas para la relación bilateral?

La ministra Cely, quien fue invitada por Korea Foundation y el gobierno coreano para atender un seminario a cual asistirían entre diez a doce ministros latino-iberoamericanos. A partir de esto, comenzamos a trabajar en una agenda aprovechando el viaje de una autoridad nuestra. Afortunadamente en el ínter desde la aceptación de la ministra a la invitación del gobierno coreano y su llegada estaba en proceso de aprobación el inicio de un acuerdo de negociación integral con Corea por parte del Ministerio de Comercio Exterior del Ecuador. Es así que mi sugerencia para la ministra fue que si se llegase a consentir dicha aprobación, el ministro Aulestia visite Corea y firme la declaración conjunta con su contraparte coreana, y así anunciar la declaración de inicio de negociaciones. Esta embajada, conociendo las necesidades de nuestro país, quería direccionar las agendas hacia los objetivos nuestros y, junto con las agendas de Korea Foundation y KOTRA. Una de las actividades más importantes fue mantener conversaciones con empresarios, inversionistas, cámaras de producción; también hicimos una cena en la residencia donde participaron todas las cámaras de producción, pues a mí me parece espectacular tener una reunión directa con el empresario, un diálogo privado entre los dos ministros con este grupo de empresarios y algunos chabols de Corea. Tuvimos un seminario de promoción de inversiones en KOTRA. Nos hemos reunido con KDI, entre otras instituciones.

De igual manera el ministro Aulestia se reunió con el ex Ministro de Comercio coreano, con profesores y científicos que trabajaron en estudios del impacto de un acuerdo comercial con Corea; fue un desayuno con medios de comunicación y una rueda de prensa posterior al lanzamiento del inicio de acuerdo de negociación. Nos hemos reunido con el Ministro de trabajo en Corea, quien es uno de los ministros más antiguos de Corea con récord de su transformación de un país pobre a un país de alto nivel de ingresos; estando en el grupo de los treinta países de mayor ingreso per cápita del mundo y décima economía del mundo. Tenemos que preparar la fuerza laboral para hacer el cambio de la matriz productiva que necesita el Ecuador. Y debo reconocer que fue una recomendación del ex embajador de Corea en Ecuador, señor Chung In Gyun, con el cual mantengo una buena amistad desde que estuvo en Ecuador y coordinamos allá algunas actividad como el parque Eólico en Galápagos y ahora él me ofreció también interponer sus buenas relaciones con su gran amigo el ministro de trabajo en Corea para coordinar temas de cooperación.  Aprovechando una reunión previamente coordinada, la ministra Cely se reunión con él y se logró organizar un plan de trabajo. Corea es uno de los pocos países que están preparando una fuerza laboral para el futuro económico en materias de nanotecnología, por ejemplo, y están dispuestos a compartirlo con Ecuador. Nosotros nos estamos preparando para cambiar la matriz productiva y  la matriz tecnológica, siguiendo el modelo de Corea. Además tuvimos una reunión con la viceministra de salud y tenemos dos proyectos: uno de vacunas y otro de  montar una fábrica de vacunas y medicamentos en Ecuador.

La visita de los ministros fue valiosa, logramos poner en marcha muchos proyectos, y la cereza al postre que fue el anuncio de las negociaciones y desde ahí Ecuador ya está en el radar de los inversionistas.

La ministra Cely, en su presentación en KOTRA, agradeció al gobierno coreano por el apoyo que presta al Ecuador en el aspecto educación, ¿podría ampliarnos esta información?

Yo creo que Nathalie, al transmitir ese agradecimiento, es algo que realmente debemos reconocer el apoyo que Corea le está dando al Ecuador, sé que también lo hace con otros países, pero en nuestro caso si bien es cierto en el 2010 teníamos seis estudiantes becados en Corea, de ellos tres o cuatro tenían becas del gobierno ecuatoriano, de ahí para acá hemos trabajado fuerte con el gobierno coreano para lograr incrementar las opciones de becas, ahora llegamos más o menos a ochenta y seis, muchos de ellos con beca del gobierno coreano, algunas de ellas condicionadas a la colaboración también del gobierno ecuatoriano o privada. Hay una gama amplia de becas, nosotros queremos duplicar ese número; esto es gracias al apoyo de Corea que por supuesto piden contraparte y estamos trabajando en ellos con Isis, quien es el alma de las becas y las trasferencias de conocimientos de esta embajada. Contamos con aproximadamente treinta universidades donde tenemos becarios, también tenemos el Korean Sharing Program, que es un programa del gobierno coreano para capacitar a servidores públicos, a través de ese mecanismo el primer semestre habían venido no menos de ochenta funcionarios públicos y al finalizar el año estimamos que tendremos aproximadamente unos doscientos que vienen financiados por el gobierno coreano a capacitarse en temas de administración pública en diferentes campos. También tenemos otros programas que siempre vienen ligados con KSP y la colaboración de KOICA. Una de las claves actualmente es el instituto Rey Sejong, pues uno de los limitantes que tenemos para becas es el idioma. En la Universidad Nacional de Chonbuk  tenemos cuarenta alumnos aprendiendo idioma coreano, que sin bases de coreano deben aprobar un determinado nivel después de seis meses y esa ha sido una condición que a veces los alumnos no pueden cumplir en ese corto periodo  para continuar con las becas tercer o cuarto nivel, por ese motivo y analizando cómo superar esas barreras, creemos que es conveniente que ese instituto del gobierno coreano, que tiene como finalidad difundir el idioma y la cultura coreana en el mundo, tenga presencia en Ecuador como parte de la cooperación de los dos países, sugerimos que sea tanto en Quito como en Guayaquil con una contraparte de inversión de universidades o colegios para que los chicos lleguen con una base. Hoy estamos apuntando a becas en inglés, que no son la mayoría. Si logramos que los chicos aprendan coreano en Ecuador, podríamos multiplicar la cantidad de estudiantes y opciones de carreras.

En la celebración del Primer Grito de Independencia del Ecuador del presente año, se destacó la participación de niños especiales, los cuales, junto con estudiantes ecuatorianos, deleitaron al público con bailes y canciones, ¿cómo nace esta iniciativa?

Recibimos una invitación  de la alcaldía de Seúl  para una presentación de chicos Down. Mi esposa María Leonor se graduó en Educación Especial para párvulos y tengo que reconocer que, yo no quería dejar de asistir a este evento y le pedí a ella que me representase. Desde ahí nace la idea de ver qué se puede hacer con y para niños especiales en Ecuador. A ella le encantó la presentación y empezamos a trabajar en un proyecto social. Siempre hemos tenido la formación jesuita de mi colegio, de que siempre existe la parte social y humana y hay que prestarle atención, especialmente a estos angelitos con discapacidades, así es como yo les llamo, y ellos tienen un espacio en esta embajada. Trabajamos con Centro Down de Corea, que recibe apoyo de la alcaldía, y ellos son los niños que se presentaron en el Día Nacional de Ecuador. Fue agradable compartir con ellos, nos invitaron a un almuerzo pero yo preferí compartir con ellos en su propio comedor. Ellos estaban muy felices, yo siempre digo que estas experiencias enriquecen el alma; quedamos muy agradecidos y ofrecimos invitarlos a la embajada. Estando aquí, en esta misma sala donde estamos disfrutando de tu presencia, empezamos a desarrollar cómo podríamos trabajar en conjunto con ellos, quienes tienen capacidades extraordinarias, pintan precioso, tienen habilidades especiales, nosotros vimos sus obras e incluso las exhibimos en la celebración.

Antes de que ellos nos visiten, el director de instituto, quien es papá de un niño Down que se capacita ahí mismo, nos dio la oportunidad de ver su mundo desde dentro, invitándonos a su casa; fuimos, conocimos su estudio y su medio. El padre nos dijo que su hijo quería conocer la embajada y fue algo espontáneo que se me ocurrió, fue una chispa. Siempre he pensado que en el Día Nacional del Ecuador acá, como agradecimiento a Corea,  debemos tener un detalle que dé el mensaje que estamos trabajando en conjunto con Corea. Producto de esto, pensé: “¿por qué no invitamos a estos angelitos al mismo número que presentaron con la alcaldía de Seúl, de Gangnam Style, que es netamente coreano?”. Les pregunté en ese momento si podrían participar con ecuatorianos en el día nacional y ellos estaban felices y agradecidos, de hecho no podían creer que una embajada les dé la oportunidad de presentarse frente a más de doscientos diplomáticos, en un nivel que a ellos los pone en radar. Nos pusimos a trabajar en Gangnam Style y un número que muestre la unión de los dos países, un baile tradicional ecuatoriano que lo desarrollaron con chicas ecuatorianas y que se vio hermoso. Me dio gusto saber que hemos sido la única embajada y el único embajador que los ha visitado para firmar un convenio para intercambiar experiencias, transferencia de conocimientos y tecnología pero en el campo de educación especial. Lo firmamos en el mes de agosto con una delegación del Ministerio de Educación del Ecuador, quien a su vez reconoció que hemos sido la única embajada del mundo que se ha preocupado por la educación especial. Ya enviamos el convenio firmado, que es un memorando de entendimiento entre el KNISE y el Ministerio de Educación de Ecuador, en el cual se establece que el Ecuador va a recibir cerca de seis millones de dólares vía cooperación para capacitación desarrollo e infraestructura, todo aportado por el KNISE y el gobierno coreano.

Y para terminar con esta entrevista ¿qué mensaje les enviaría a los lectores de Revista ñ?

Los mensajes son múltiples. Si la revista va dirigida a coreanos, les diría no se olviden de ser felices; y si es para hispanos, les diría no desmayen en su objetivo de capacitarse, porque si hay una forma de cambiar nuestro país o el país de ellos es a través de la formación de nuevas generaciones con otra forma de ver la vida con otra forma de manejar los países. El milagro coreano no es un milagro, es un grupo de gente unido, disciplinado, que trabaja incansablemente por un objetivo. Nosotros lo podemos hacer. Es solamente cuestión de proponerse, y si nos lo proponemos, lo vamos a lograr, ¿por qué no? Ese es un poco el mensaje que les dejo a las generaciones, es propongámonos lograr los objetivos que nos tracemos a través de la unidad, la disciplina y el trabajo, con eso podremos llegar a donde queramos. Y con la unión del grupo será el país el que va a llegar al objetivo que se haya propuesto.

Un comentario sobre “Oscar Herrera Gilbert, embajador del Ecuador en Corea

  • el 8 enero, 2016 a las 3:48 am
    Permalink

    Los felicito por pensar también en los niños y jóvenes con capacidades especiales, esos seres maravillosos, a quienes la vida les negò la salud y la sociedad se encargó de marginarlos hasta hace unos poquitos años . Éxitos en esta loable misión

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *