Las relaciones México-Corea: una visión desde la diplomacia mexicana

Entrevista al exembajador de México en Corea del Sur Leandro Arellano Reséndiz

Por Edith Yazmin Montes Incin

Imagen referencial

Leandro Arellano Reséndiz es licenciado en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). En 1972 ingresó a la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y en 1980 al Servicio Exterior Mexicano, donde ocupó diversos cargos como el de director general de Asuntos Económicos con Asia-Pacífico y Norteamérica. En 1997 fue embajador de México en Kenia, concurrente con Tanzania, Uganda, Etiopía y Eritrea. En 2003 fue embajador de México en Rumania, en 2009 en la República de El Salvador y de 2013 a 2015 fue embajador de México en la República Bolivariana de Venezuela. Actualmente, es titular de la cátedra extraordinaria «Fernando Solana Morales», proyecto coordinado por la Secretaría de Relaciones Exteriores y la UNAM.

El objetivo de esta entrevista es detallar, desde el testimonio de los ejecutores de la política exterior mexicana (los diplomáticos mexicanos), algunos aspectos de la relación bilateral entre México y la República de Corea (Corea del Sur). Por tal motivo, entrevistamos al diplomático Leandro Arellano, quien fue embajador de México en Corea del Sur del 2005 al 2009, un periodo relevante en la relación bilateral por las diversas reuniones que se llevaron a cabo para la firma del acuerdo de libre comercio entre ambos países. La coyuntura actual (la presidencia de Donald Trump y su política comercial proteccionista) hace presumir que México está buscando alternativas para diversificar su comercio y Corea se perfila como una opción viable.

El exembajador de México en Corea del Sur Leandro Arellano destacó que las relaciones entre ambos países han sido cordiales y se han consolidado principalmente en el ámbito político desde el establecimiento de dichas relaciones en 1962 . Además, resaltó que durante su gestión se llevaron a cabo las reuniones para la negociación de un acuerdo de libre comercio y a pesar de que no se firmó, las relaciones diplomáticas no se vieron afectadas. Para ejemplificar la cordialidad en las relaciones, hizo referencia a la visita del entonces presidente coreano Roh Moo-hyun (노무현) a México o las recomendaciones que pidió Corea a México para ingresar a la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), de la cual forman parte ambos países.

Algunas acciones que marcaron la gestión de Leandro Arellano como embajador en Corea del Sur fueron las relaciones culturales, según refirió. Por tal motivo, señaló que en el plano cultural México tiene un gran potencial, ya sea por su arte, su legado prehispánico, colonial, sus costumbres y tradiciones o por sus destinos turísticos por consiguiente, México puede usar su  riqueza cultural  para promocionar al país en el exterior. Comentó que la exposición de la obra de Frida Kahlo, que se exhibió en el Museo de Arte Olímpico en Seúl de junio a septiembre de 2015, se comenzó a planificar desde que él fue embajador en el país asiático. Asimismo, narró que logró introducir la obra de Sergio Pitol traducida al coreano, la cual tuvo una buena recepción en el público. Otro hecho que destacó fue el de impulsar las obras de arte de jóvenes pintores mexicanos como el caso de Amador Montes, quien no solo pudo presentar sus pinturas en Corea, sino también logró venderlas.

Respecto a las relaciones comerciales, afirmó que quizás este fue el rubro en el que más se tensó la relación bilateral, pues Corea, a pesar de buscar la negociación y firma de un acuerdo de libre comercio con México, fue muy proteccionista en algunos rubros, especialmente en lo referente a productos agropecuarios. En este sentido, el licenciado Arellano Reséndiz explicó que tuvo que acudir personalmente a la contraparte coreana del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA) para conversar con los directivos coreanos y hablarles sobre las ventajas de liberar el mercado agrícola coreano a México, no obstante, comenta que esta labor fue muy complicada, ya que requirió mucho tiempo y esfuerzo por parte de la embajada.

Un aspecto que cabe destacar de esta entrevista y que debe ser motivo de análisis para los interesados en la República de Corea son los problemas que adolece la sociedad coreana, como lo es, sin duda, la corrupción. En México es bien sabido que existe este problema, a tal grado que se normaliza y se reproduce en diferentes niveles desde el individual hasta las esferas gubernamentales y del sector privado; sin embargo, ¿qué pasa en otros países? ¿En Corea existe este problema? Lamentablemente, sí y parece que Corea, un país que deslumbra por su cultura tradicional y popular, así como su sorprendente desarrollo económico, también presenta este mal, pero ¿qué hace para combatirlo?

Un elemento que ha cobrado relevancia en la política exterior de países como México y Corea del Sur es la diplomacia pública y cultural. A propósito de ello, el diplomático Arellano comenta que México sin duda tiene experiencia y potencial en ella. La diplomacia pública y cultural se emplea para el conocimiento de un país en el extranjero, generalmente resaltando las cualidades del país. Otro instrumento empleado para mejorar la imagen de un país es el nation branding, en otras palabras, el uso de aspectos tangibles como los destinos turísticos, la gastronomía, etc. Empero, ¿existe una parte negativa, es decir, medios para desprestigiar a un país? La respuesta es sí. Si bien, cuando se busca proyectar la imagen de un país o mejorarla, uno de los objetivos tangibles es incrementar el comercio y la inversión extranjera directa; sin embargo, cuando estos intereses económicos se ven afectados los países pueden llevar a cabo campañas de desprestigio de sus contrapartes como medidas proteccionistas.

Lo mencionado anteriormente sirve para resaltar un aspecto que hasta este momento, al menos para mí, era desconocido: las acciones que llevaron a cabo algunos sectores coreanos que no veían con beneplácito la negociación de un acuerdo comercial con México. En palabras del diplomático Leandro Arellano, en Corea se buscó desprestigiar a México y en varios medios de comunicación se mostraban imágenes que proyectaban la pobreza, desigualdad, prostitución, etc. que existe en México. Esto nos lleva a reflexionar y preguntar ¿en Corea no existen estos problemas? Y si no los hay ¿qué hicieron para combatirlos? ¿por qué México no busca que Corea comparta las soluciones que empleó para luchar contra ello?

Para concluir esta entrevista  pedimos al exembajador de México en la República de Corea Leandro Arellano Reséndiz que realizara una evaluación de las relaciones entre México y Corea y que compartiera su punto de vista sobre el futuro de dichas relaciones. En este sentido, considera que las relaciones son cordiales y estables debido a los esfuerzos diplomáticos que han ensanchado la relación y han permitido un entendimiento. Señaló que aún quedan sectores por explorar que tienen potencial para aproximar a Corea y México, entre los ámbitos que destaca esta el turístico y agropecuario, sobre este último, el embajador enfatiza que la sociedad internacional tiene que ocuparse más en el desarrollo de la agricultura, ya que en el futuro el poder no se determinará por el alcance de las armas, sino por la autosuficiencia alimentaria de los países.

En cuanto a la suscripción de un tratado de libre comercio entre México y Corea aclara que sería viable pero no indispensable para el desarrollo de las relaciones económicas entre ambas naciones, confía en que México y Corea continúen con la cordialidad en las relaciones y que incorporen el entendimiento intercultural para mejorar la relación y aminorar las tensiones que puedan existir a futuro, así como colaborar más cercanamente en los temas actuales de la agenda internacional.

Edith Yazmin Montes Incin

Egresada de la licenciatura en Relaciones Internacionales por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Recientemente fue nombrada Coordinadora General de la Cátedra Fernando Solana, que es un proyecto conjunto entre la FCPyS-UNAM y la Secretaría de Relaciones Exteriores. También es asistente de investigación del embajador Hermilo López Bassols y profesora adjunta en la FCPyS-UNAM de la materia Política Exterior de México II. Su área de interés es la región de Asia-Pacífico, particularmente Corea del Sur y la política exterior mexicana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *