El diseño de moda coreano. Planear para el interés nacional y diseñar para vestir el alma

Share Button

El diseño de moda coreano. Planear para el interés nacional y diseñar para vestir el alma“Una vez iniciados los planes quinquenales de desarrollo en Corea del Sur en los años sesenta, la industria ligera fue el primer foco de atención: el sector textil era uno de los principales motores”.

Eduardo Luciano Tadeo Hernández y Montserrat Piñeiro

Ilustración por Rocío Álvarez González

En un mundo donde los procesos de globalización, aunque limitados y administrados, y el incremento de la cultura del consumo están a la orden del día, es difícil hablar de aspectos filosóficos en la economía. No obstante, la industria de la moda coreana es un ejemplo claro en donde conviven paralela y tangencialmente ambos mundos: por un lado, existe un claro ímpetu gubernamental por dirigir el estado de la industria y su posición internacional a través de medidas de competitividad; por el otro, hay un proceso creativo por parte de los diseñadores coreanos en donde el hombre, no la masa, es la fuente de inspiración.

Una vez iniciados los planes quinquenales de desarrollo en Corea del Sur en los años sesenta, la industria ligera fue el primer foco de atención: el sector textil era uno de los principales motores.

A la evolución de la industria de la ropa en la economía, la acompañó un énfasis gubernamental por mejorar la imagen de Corea del Sur en el exterior a través de la promoción de sus empresas y sus recursos humanos creativos. Por ello, desde 1985 se crea la Asociación de Moda de Corea bajo el auspicio del Ministerio de Economía del Conocimiento. Hasta el 2010 había 320 compañías miembros de dicha asociación, quienes forman parte del proyecto de desarrollo de la industria de la moda a través de la cooperación con las políticas de desarrollo industrial nacional. Esto, en sintonía con otros propósitos generales como contribuir a la economía nacional y proteger los derechos e intereses de las compañías miembros.

Corea ostenta una larga historia de producción por parte de diseñadores de clase mundial, lo novedoso del tema es el objetivo de trascender sus fronteras para comercializar sus diseños. El fácil acceso a los medios de transporte en el mundo y el acceso a internet para realizar compras en línea, reduciendo costos de exhibición y comercialización,  han  impulsado la apertura del mundo de la moda coreana, acelerándose de tal forma que están logrando un fuerte impacto en el escenario mundial. De hecho, actualmente la industria de la moda se considera uno de los pilares que dirigen la economía seulita (ojo, únicamente la seulita) y es apreciada como un excelente generador de empleos.

Las casas de moda surcoreanas están estratégicamente posicionadas para competir con marcas reconocidas al contar con amplio reconocimiento por su calidad. Adicionalmente se está trabajando para reducir precios con el objetivo de que sean más competitivos.

El gobierno en Corea del Sur continúa siendo guía y protector de sus industrias, aunque en menor escala que  en el periodo de desarrollismo, con lo cual podría sugerirse que no sigue una lógica completamente de laisser faire. Finalmente, la mano invisible se personifica gracias a que la autoridad tiene una política industrial, tan necesaria para crear competitividad en las empresas nacionales. Aunado a esto, la Casa Azul, sede de la presidencia de la República de Corea, tiene un ímpetu de creación de marca del país o, en otras palabras, de promoción en el exterior, con lo que busca generar lo que algunos académicos denominan poder blando o poder lenitivo, lo cual no es otra cosa que la búsqueda de sentimientos de simpatía o admiración por el país a fin de poder usarlos a favor del interés nacional; en el caso de Corea del Sur, para el apoyo de las empresas nacionales en el exterior.

En este contexto surge en 2009 un proyecto denominado Concept Korea, el cual ha sido respaldado por el Ministerio de Cultura, Deportes y Turismo y ha tenido como colaboradores a Korean Creative Content Agency,  el Korean Research Institute for Fashion Industry y Daegu Metropolitan City. El objetivo es preciso: introducir la moda coreana en el mundo y apoyar a los diseñadores coreanos en su intento de trascender globalmente. Por tal razón desde 2010, en el marco del New York Fashion Show, cinco diseñadores coreanos recibieron apoyo para su presentación.

El grupo de diseñadores que se envía anualmente a esta presentación está siempre integrado por un mosaico de diversas personalidades e identidades, creando un sentido de dualidad sobre la propia identidad coreana en donde conviven elementos tradicionales con valores de la modernidad. Así, el diseñador Choi Bo Ko, nacido en Daegu y egresado de Kyung-il University, piensa en la moda como una forma de vestir el alma, y adquiere su inspiración a partir de reflexiones filosóficas sobre los seres humanos y naturaleza, transformando entonces tradiciones culturales tangibles e intangibles en algo moderno y global. Por su parte, la diseñadora Kathleen  Kye, nacida en Michigan en Estados Unidos, representando a la familia coreana emigrante, tiene una visión lúdica de la moda al mismo tiempo que busca crear moda con el rango de producto de arte. Su visión debe entenderse a partir de su formación inglesa en la Central Saint Martin School of Art and Design.  Ambos diseñadores son muestra de la naturaleza de la Corea global y del gran contenido filosófico del proceso creativo en el ámbito de la moda.

Hoy, el gobierno y las empresas en Corea del Sur continúan manteniendo una estrecha relación, partiendo de la premisa de que lo importante es el desarrollo de la economía nacional, dando destellos de un posible nacionalismo económico. Es inspirador cómo convive este ímpetu de planeación estratégica con el proceso creativo filosófico de los diseñadores coreanos. La dualidad en este sector de la economía coreana muestra que hay espacios productivos donde existe algo más allá de la idea de la producción para el consumismo, espacios donde se trabaja para vestir también el alma.

Otros apoyos gubernamentales

Recientemente el Servicio de Cultura e Información de Corea publicó un libro titulado Moda-K: vistiendo un nuevo futuro, dicha obra esta constituida por cuatro capítulos que abordan la historia del sector, su conceptualización y presencia en pasarelas internacionales, su identidad y los sitios o áreas comerciales en donde se pueden apreciar y adquirir físicamente los principales productos de la misma. La publicación es distrubuida en el extranjero, especificamente en las dependencias gubernamentales que su ubican en toda latitud exterior a la nación del soju.

El festival de la moda de Dongdaemun, celebrado regularmente a inicios de septiembre cada año, es también una actividad pensada para fomentar la difusión de los jóvenes diseñadores de moda coreanos.  Y ya que hablamos de Dongdaemun es importante conocer que fuera de actividades como la anteriormente mencionada, este centro de compras atrae a diario un millón de personas en promedio y más de dos millones seis cientos mil turistas extranjeros anualmente, lo cual, por supuesto, genera un excelente impacto económico.

Al inicio del siglo XXI la Agencia de Negocios de Seúl, con el objetivo de fortalecer la industria de la moda  al tiempo que ejecutaba una fuerta acción de mercadotecnia, estableció el Centro de la Moda de Seúl, acción que a su vez fue útil para impulsar a los negocios comprendidos dentro del proyecto.

El gobierno se ha propuesto ubicar a  Seúl dentro de las cinco primeras ciudades del mundo en del tema de la moda  con una inversión actual de poco más de ocho mil seis cientos millones de wones en once distintos proyectos de asistencia al sector fashionista y una serie de estrategias que beneficiarán  al sector privado: la celebración en marzo y en octubre de cada año, de la Semana de la Moda de Seúl; la operación del Centro de Apoyo a la Exportación de Dongdaemun y el apoyo al contacto personalizado de forma uno a uno entre compradores y exportadores, pensado esto en las pequeñas y medianas empresas que estén afrontando obstáculos en dicho proceso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *