Hanok : más que una vivienda, un espacio personal y familiar

Share Button

Hanok“El hanok no está diseñado para ostentar la riqueza material ya que la belleza, el espacio y la practicidad de la casa se reducen con la existencia de mobiliario”.

Por Montserrat Piñeiro

En occidente no se conocen viviendas tan espaciosas y gratificantes como los hanok. Estas casas tradicionales coreanas además de prestar abrigo, cubren muchas otras necesidades humanas, tanto físicas como emocionales. Su estructura y diseño permiten a los habitantes del lugar meditación, profundización mental y un ritmo de vida relajado que se traduce en una excelente calidad de vida.

Los espacios abiertos y perfectamente adaptados a los jardines que  rodean la casa favorecen la interacción con la naturaleza. Durante el verano es posible escuchar el caer de las gotas de lluvia y observar los prados en cuanto se levanta la vista en las primeras horas del día. El piso de duela ofrece al cuerpo una superficie refrescante que no permitirá al sudor y al bochorno perturbar nuestro sueño.

Su diseño es estratégico para facilitar la circulación del aire, lo que previene humedades, un ambiente viciado, y con ello la aparición de alergias, contención de esporas, etcétera.

La importancia de los jardines

Un detalle curioso de estas viviendas es su flexibilidad espacial y económica. A pesar de la relativa pequeñez de las habitaciones cada pieza cuenta con puertas que se abren hacia el jardín. Los espacios se amplían considerablemente al fusionar exteriores con interiores. Es por ello que un hanok sin jardín no puede existir.

En los tiempos modernos, ahora que cada metro cuadrado ha incrementado su valor de forma exorbitante debido a la especulación inmobiliaria ocasionada por el éxodo a las grandes ciudades de Corea, los jardines de los hanok tradicionales se reservan para familias acaudaladas y se consideran un gran lujo ya que el promedio de su superficie  es de 100 metros cuadrados o 30 pyeongs (medida coreana que equivale a 3,3 metros).

En armonía con la naturaleza

El hanok permite disfrutar y percibir a detalle el cambio estacional: la temperatura, el sol, la humedad, el monzón y los vientos fuertes se perciben a través de las estructuras de madera sin ser exactamente molestos. El cuerpo se acopla a las fluctuaciones de forma natural dado que la misma estructura de la casa regula las sensaciones: el calor en verano no es avasallante, la humedad no asfixia y los vientos refrescan mientras se disfruta de esa sensación rozagante que gentilmente nos provee.

A diferencia de los pisos o apartamentos que dominan el panorama actual de Corea y de occidente, el hanok carece de espacios estrictamente privados y de uso exclusivo. Las habitaciones de las casa son fácilmente intercambiables, de fácil readaptación de acuerdo a las estaciones y con escaso mobiliario para poder administrar los espacios como más convenga de acuerdo a la situación.

Otro aspecto característico de las casas coreanas es el tipo de calefacción utilizado: el ondol o maru. Este sistema desarrollado en las regiones norteñas es eficiente cuando los habitantes están cerca del suelo, en tanto que los pisos de madera propios del área del sur son más frescos mientras mayor es su elevación. El primero precisa de calor (fuego) mientras que el último debe estar alejado de toda fuente de calidez, todo ello va de acuerdo a la naturaleza del sitio y de las condiciones climáticas que predominan en el mismo. Dichos sistemas contrastantes conviven uno al lado de otro: las salas son espacios abiertos con pisos de madera ideales para estar en el verano pero en algunas casas se convierte en espacio ondol, y al ser innecesario en la temporada invernal la funcionalidad de la habitación se ve modificada, es por ello que las casas hanok son mas útiles y funcionales cuanto más vacías y libres estén. Ello permite la fácil adaptación del lugar a los cambios estacionales.

Las casas tradicionales coreanas traen la naturaleza a su medio ambiente todos los días. Son construidas de madera, piedra, tierra y papel, todas ellas preparadas en materiales físicamente procesados en la naturaleza y por ello manteniendo sus propiedades naturales. Ellas lentamente se ensanchan en la húmeda estación de verano y se estrechan con el encanto del frío seco del invierno, respirando y creciendo junto con la naturaleza. Como si estuvieran todavía vivas, las columnas de madera se van retorciendo y las vigas caen llegándose a descomponer en ocasiones. Ésta es la razón por la cual los hanok necesitan ser arreglados y reparados constantemente

Detallistas

Aunque el hanok prescinde de símbolos modernos, implicando algunas incomodidades, representa un despojo del deseo material y funge como un refugio ideal para sus habitantes. Se afirma que el hanok ofrece una vida digna en su interior. ¿Por qué digna? Porque para moverse de una habitación a otra y mantener una conversación con otro integrante de la familia es necesario desplazarse por espacios naturales (jardines o habitaciones con elementos de la naturaleza que emiten crujidos u otros sonidos) que permiten la contemplación y la reflexión, facilitando una comunicación más profunda y dedicada.

Para fortalecer estas características el hanok no está diseñado para ostentar la riqueza material ya que la belleza, el espacio y la practicidad de la casa se reducen con la existencia de mobiliario. Es indispensable reflexionar de forma conciente antes de colocar cualquier mueble dentro del hogar y prescindir de todo aquello que no sea estrictamente indispensable.

En el caso de cuadros, con la finalidad de que el placer de apreciarlos se maximice, ha de considerarse de forma sistemática qué ángulo y qué posición será la ideal para su perfecta contemplación.

Son escasas las oportunidades que tenemos de encontrarnos con verdaderos hanok, aquellos que son destinados al turismo o que fungen como museos no guardan esa esencia de autenticidad y espontaneidad como lo hacen las casas de la gente común y corriente. Ahora los hanok se han vuelto auténticos tesoros escondidos. Y pues si no tenemos la maravillosa oportunidad de visitar uno, el leer acerca de todos esos detalles que guarda su estructura nos ayudará a entender la pertinencia de ese tipo de vivienda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *