Nicolás Trujillo, el embajador de la República del Ecuador en Corea

Share Button

EmbajadorPor Kleinsy Bonilla

Con una larga trayectoria internacional y vasta experiencia en negociaciones comerciales, el embajador de la República del Ecuador en Corea, Nicolás Trujillo, se autodefine como un ser humano que lucha todos los días para aplicar los principios de ética, honestidad y transparencia en todo lo que hace, tanto en lo profesional como en lo personal. Otorga a la palabra dada un valor superior al de cualquier contrato o instrumento legal, privilegiando la motivación de las personas. Profesa un profundo compromiso con su país al que, según nos comenta, trabaja para representar en la República de Corea con un alto nivel de profesionalismo, y sobre todo con dignidad y respeto.

Revista ñ le extendió una invitación para compartir con nuestros lectores su visión sobre el estado de las relaciones entre su país y Corea, así como el contenido de los pilares que fundamentan las actividades de su equipo de trabajo. El Embajador Trujillo amablemente abrió las puertas de la residencia oficial. A continuación parte de la entrevista realizada en julio de 2013.

¿Cómo se autodefine en lo personal y en lo profesional?

“Debo partir de lo que dicen de mí las personas de mi círculo más cercano, incluyendo a mi esposa y familia, así como miembros de mi equipo de trabajo. En todo caso me considero un ser humano que lucha todos los días para aplicar los principios de ética, honestidad y transparencia en todo lo que hago. Considero que el carácter y la motivación de las personas es el indicador más valioso y va más allá que cualquier instrumento legal redactado por abogados. Intento ser consistente en lo personal y lo profesional. Soy muy detallista, exijo mucho de mí mismo, así como de las personas que me rodean, para que todos rindamos al máximo de nuestro potencial. Me considero una persona divertida, que busca ante todo la felicidad, esos momentos pequeños que nos permiten a la larga lograr grandes saltos”.

¿Cómo recibió su nombramiento para estar al frente de la misión diplomática del Ecuador en Corea y qué recuerda de sus primeros días en su llegada al país?

“En realidad no fue una invitación sino más bien una solicitud por parte del Canciller y del Presidente de la República, con quienes ya había viajado en anteriores ocasiones en mi cargo como Director General de la Agencia de Promoción de Inversiones del Ecuador. Parte de mis responsabilidades incluían preparar ciertas presentaciones para consideración del presidente Correa así como del Canciller, en materia de atracción de inversiones y, en general aportar hacia la identificación y atracción de inversión que impulse el desarrollo productivo en el Ecuador. Después de viajar con el Presidente Correa a Bélgica y viajar con el Canciller Ricardo Patiño a China, este último conversó conmigo sobre la posibilidad de representar al Ecuador en Corea, me pidió que lo pensara, atendiendo a mi experiencia de carrera anterior como empresario y a las enormes posibilidades que existen para incrementar las exportaciones del Ecuador a Corea, pues era importante el perfil profesional además del diplomático. Corea y Ecuador gozan de excelentes relaciones diplomáticas, pero lo que si existe es un enorme desbalance comercial de más de 800 millones de dólares a favor de Corea, esto se debía a una falta de ejecución de estrategia comercial en este país. Los coreanos son excelentes vendiéndonos sus productos pero Ecuador debe trabajar más en su sistema para la promoción, logística y distribución de sus productos en Corea, con estos objetivos fui seleccionado para esta oportunidad de servir al Ecuador como embajador en Corea”.

¿Cuáles son los pilares más importantes de su gestión al frente de la Embajada de la República del Ecuador en Corea?

“Además del reto comercial, es mi responsabilidad representar la política exterior y la diplomacia, comunicar la identidad del Ecuador a Corea, y por supuesto, velar por los intereses de cada uno de los miembros de la comunidad de ecuatorianos en Corea. Tenemos un enorme trabajo aún por hacer.  Queremos también incrementar el turismo de Corea al Ecuador y todo esto se suma al principal pilar u objetivo que es obtener transferencia de tecnología y conocimiento coreano que nos ayude a desarrollar la matriz productiva e impulsar grandes saltos en el desarrollo del Ecuador”.

¿Cuáles considera son los mayores retos que ha debido enfrentar?

“En cada materia tenemos un reto. En comercio tenemos el desafío de que Ecuador aún no cuenta con un acuerdo para el desarrollo del comercio con Corea y existen ventajas competitivas para otros países de la región latinoamericana que venden productos en la misma gama que los que produce el Ecuador, pero con la ventaja que ellos tienen para el ingreso de sus productos a menor nivel tarifario. Entonces tenemos el objetivo de desarrollar un acuerdo de comercio que permita el ingreso de los productos ecuatorianos de manera eficiente. A eso tenemos que sumarle el esfuerzo por desarrollar conocimiento por la calidad y la diferencia dramática que poseen los productivos ecuatorianos. Queremos que conozcan el mejor cacao del mundo que es el ecuatoriano, el delicioso banano ecuatoriano, las enormes y variadas rosas ecuatorianas, nuestro camarón y las frutas frescas, entre otros productos. Con o sin barreras arancelarias, los productos emblemáticos de mi país tienen un gran potencial para ser apreciados y distribuidos en Corea. Nuestros productos en sí son muy diferentes a los denominados “commodity”, con una calidad diferenciada que amerita que los coreanos reconozcan lo nuestro como diferente y mejor en comparación con lo que tradicionalmente se distribuye en este país, pero primero tenemos que superar esa barrera de que en general aún no conocen los productos ecuatorianos y tenemos que facilitar la inserción de estos productos de manera eficiente. Otros retos que estamos trabajando para superar son los relacionados con logística, la distancia geográfica, la cultural, el idioma, el horario – 14 horas de diferencia –, estamos hablando de casi 60 horas de viaje entre ambos países y por supuesto, las profundas diferencias culturales. Por ello tenemos que acercarnos y sistemáticamente eliminar las barreras que existen en los diferentes niveles hasta lograr nuestros objetivos.

¿Cuáles considera son los aportes de la presencia de la República del Ecuador en Corea? ¿Cómo se construyen relaciones ganar-ganar?

“Empecemos por enfatizar que mientras Corea importa mas del 75% de todos sus alimentos, Ecuador produce ocho veces más alimentos de lo que consume. Alíi tenemos una sinergia, una complementariedad. Corea importa casi todos los productos que el Ecuador exporta, sólo que los importa principalmente de otros países. Y no es la barrera de la distancia,  porque otros países como Japón y China sí importan esos mismos productos de Ecuador. De esta cuenta, no es la desventaja logística sino de desconocimiento, de desarrollar los procesos de importación, transporte y distribución de los productos del Ecuador.

Y en el objetivo de transferencia de conocimiento, ¿qué ofrece por su parte Ecuador a Corea?

Recordemos que el Ecuador es un país rico en recursos naturales y Corea es un país muy rico en tecnología y en agregación de valor. En esto también nos complementamos. Mientras el Ecuador tiene petróleo, Corea refina. Corea tiene refinerías pero no petróleo y Ecuador tiene petróleo pero no refinerías. Ecuador tiene enormes reservas minerales, pero no tiene una gran industria minera, Corea tiene una industria minera pero carece de minerales. Corea tiene la siderúrgica POSCO que requiere hierro, Ecuador tiene hierro pero lo que no tiene es una industria siderúrgica, entonces para transferencia de tecnología y de conocimiento pensamos que Corea tiene muchas ventajas de invertir y trabajar. Por ejemplo en la Universidad YACHAY en la ciudad del Conocimiento o en la Universidad de la Amazonia que se llama Ikiam, que es universidad que tendrá dos sedes, una sede petrolera en la amazonía y una con inclinación a la zona minera, que a través de la transferencia de conocimiento y la cooperación entre los dos países podemos hacer una relación ganar-ganar, pero no solamente eso sino una relación en la que las sinergias creen la operación 1+1 = 3, porque el Ecuador no sólo tiene recursos naturales sino también otros productos aún por ser descubiertos. Tenemos ese componente adicional que con la tecnología, con el conocimiento, con la inversión coreana en el Ecuador podemos crear valor que todavía no se ha definido y que posiblemente se puedan crear nuevos mercados para productos que aún no existen.

¿Qué mensaje les envía a los lectores de la Revista ñ?

De Corea, nosotros (los latinoamericanos), podemos aprender mucho, por ejemplo: disciplina, precisión, honor, rectitud, honrar a nuestros mayores, el sacrificio hoy por obtener un resultado a largo plazo, la dinámica de las relaciones jerárquicas que existen, pero creo que el mundo latino puede también enseñar mucho a Corea, algo que promueve la Sra. Presidenta Park Geun-Hye: la felicidad. En el Ecuador lo llamamos sumak kawsay: el buen vivir. Nosotros creemos que, si vemos los índices de felicidad no siempre se puede hacer una conexión entre el producto interno bruto de un país y el nivel de felicidad y realización personal que sienten sus ciudadanos. Creo que América Latina le puede enseñar mucho a Corea sobre el componente de la felicidad, sobre como tomar todo ese desarrollo económico y de conocimiento que ya ha logrado Corea y poder llevarlo al siguiente nivel que es encontrar un balance entre ese desarrollo productivo y ese trabajo y competencia que se sienten en Corea, y poder moderarlos. Entender que el ser humano es la razón por la que nosotros existimos. Que el capital debe servir al ciudadano, que la felicidad es la razón de todo ese trabajo. No podemos olvidarnos que la meta no era el trabajo, la felicidad era la meta y el trabajo una manera de obtener recursos para poder tener un entorno que nos ayude a realizar esa dicha. Esa es una de muchas áreas donde creo que los latinos podemos compartirle a Corea

¿Algo más que desee agregar?

“Nada más poner nuestros datos de contacto a disposición de los lectores y personas interesadas tanto en el Ecuador como en Corea, para que participen en las distintas actividades de la embajada, y en especial para los iniciativas para transferencia de tecnología y conocimiento.  Que se comuniquen con nosotros y con gusto nos pondremos en contacto con todos y todas.

Nuestra página de internet http://www.ecuadorkorea.org

Cuenta en Tweeter: EmbajadaEcuKOR

Facebook:Embajada-del-Ecuador-en-Corea

Correo Electronico mecuadorcor@yahoo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *