Arte en Seúl (I): “Making Classes” (Jiminy Solo Exhibition)

Share Button

Por Adrián Tomás Samit // Fotografías cedidas por Jiminy.

Como toda metrópolis Seúl cuenta con un gran número de galerías de arte que recorren la ciudad a los dos lados del río Han. Si nos informamos bien, cada semana podemos asistir a alguna inauguración o algún evento con performance. Este mes Jiminy, a quien entrevistamos en Revista Ñ tiene nueva exposición. Nos hemos acercado y hemos hablado con ella.

Making Classes: Jiminy Solo Exhibition

Jiminy (지민희)fue seleccionada por la galería Corner Art Space para realizar su nuevo proyecto, que dialoga en torno a la idea de la educación y la relación maestro-alumno. Situada frente al centro comercial The Hyundai, justo en la salida 5 del metro con parada en Apgujeong, “Making Classes” tuvo su inauguración el pasado día 8 de octubre. Al trabajo de la artista se sumó una performance de tai chi, muy sugerente, que entre las muchas interpretaciones que pudo sacar el público, una de ellas era relacionar el proceso educativo con la necesidad de liberación. Hasta la clausura de la exposición, el 5 de noviembre, cada sábado podemos asistir a una nueva performance.

Corner Art Space, pese a su compacto tamaño, cuenta con una inmejorable ubicación y una precisa estructuración del espacio. Jiminy ha instalado tres obras muy diferentes para abordar varios aspectos de la educación coreano. Nada más entrar nos encontramos con una escaleta de montaje de un concurso televisivo. Esta pieza es una parodia de la relación profesor-estudiante en cuanto al conocimiento y el poder, siendo el presentador del programa el profesor y el concursante el alumno, que deberá sortear diferentes preguntas para hacerse con el premio. El satírico final describe el fallo del alumno en la última pregunta tras pedir el comodín del público. Sobre la escaleta, Jiminy ha dispuesto en forma de post-it, imitando el procedimiento real de pensamiento y trabajo a la hora de editar un programa de televisión, el diálogo entre presentador y concursante, cuyas respuestas son conceptos y teorías que van desde la filosofía hasta la ficción narrativa y versan sobre la educación.

En la sala pequeña podemos ver una íntima pieza de vídeo donde el periodista Park Dae-gi (박대기), conocido nacionalmente por quedarse congelado cubriendo una noticia hace unos años en invierno, lee en el salón de su casa un fragmento de la novela Ferdydurke (1937) de Witold Gombrowicz que habla sobre la educación y los diferentes tipos de tortura a los que se ve sometido el ser humano. Seguidamente, volvemos a ver a Park Dae-gi realizando la misma lectura pero en un escenario diferente, neutro y con el tono educativo de una retransmisión educativa (forma típica de estudio en las escuelas coreanas hoy en día). Utilizar la figura del conocido reportero, sumado al contenido del texto leído, es una manera de ironizar sobre el interés y la forma que tiene esta educación a través de monitores, sin un contacto real con el alumno.

Y en la sala grande, Jiminy vuelve a jugar con las formas, la percepción y las expectativas. Una de las líneas de trabajo que esta exposición quiere subrayar es la propia forma de instalar, siendo la forma también parte del contenido. Así pues, la última pieza que podemos ver normalmente estaría colgada de la pared, pero Jiminy ha decidido instalarla en el suelo, dejando que cualquier visitante pueda caminar sobre ella. La pieza consiste en un rombo escalonado formado con piezas de madera sobre la que está escrito un diálogo entre un profesor y su alumna. El texto está escrito por la propia artista y busca poner a ambos personajes al mismo nivel, de ahí otra de las razones por la cual la pieza se ubica a ras de suelo. Sobre ella se harán las diferentes performance, conectado la pieza con la actuación y el contenido de ambas, aumentando así su significado. “Making Classes” es el trabajo más personal y ambicioso de Jiminy hasta la fecha. Una instalación compleja, rica en interpretaciones y consonancias, que pide al público la inmersión en ella y su tiempo. Jiminy defiende un trabajo reflexivo, del arte como lugar de (auto)conocimiento y no meramente visual. En una cultura que cada día opta más por lo dinámico, lo superficial y lo vistoso pero vacío, la última instalación de Jiminy es un tour de force y un éxito.

 

Adrián Tomás Samit

Licenciado en Comunicación Audiovisual y con un master en cine documental, desde 2012 colabora con diferentes magazines digitales escribiendo principalmente en la sección de cine y cultura reportajes, entrevistas, críticas, reseñas, etc. Creador y administrador de contenidos de "Stroszek. Blog de cine", dedicado al cine de autor. Ha publicado en diferentes revistas especializadas y capítulos de libros. También ha realizado varios documentales en España, Alemania y Corea del Sur.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *