Pequeños Budistas: Los Niños Monje del Templo Haein

Texto original de Kathryn Blessing

Traducido por Lilian Florian

Fotografía por Joe Wabe

Agradecimiento especial a Young-im Kim

Tanto en Corea como en España y Latinoamérica, la familia es aún considerada el núcleo más importante de la sociedad. Si bien con la modernidad la estructura familiar se ha vuelto bastante flexible y por ende puede estar conformada por madre y abuelos, padre y abuelos o solamente uno de los padres, la base familiar se considera indispensable en el desarrollo psicológico de un individuo y en el papel que desempeñará en la sociedad.

Los niños monje del templo Haein en Jangseong son una familia inusual pero al fin y al cabo una familia. Por varias razones, los padres de estos niños le han dado la custodia de sus hijos al monje responsable del templo Haein. Aunque la mayoría son varones, hay tres niñas viviendo en este grupo de 20 personas. El monje principal, Venerable Munhak, es su único cuidador y no recibe dinero del gobierno por su trabajo porque él ha adoptado a estos niños como sus hijos. Él es su padre, así como también su madre, y los niños son hermanos y hermanas los unos de los otros. En pocas palabras, el templo no es un orfanato, es un hogar.

La edad de los jóvenes monjes va de los 3 a  los 18 años. Ellos asisten a una escuela pública cercana y viven juntos en el templo. En invierno, ellos duermen en el templo para mantenerse calientes, pero también tienen un dormitorio de dos pisos donde comen y estudian. Se levantan juntos cada mañana antes de las 5 a meditar y a leer las enseñanzas del Sutra del Diamante. También son visitados una vez al mes por Young-im  Kim, la fundadora de Korean Organization of Natural Approach (KONA) Storybook Center (en español: Centro de Libros de Cuentos de la Organización Coreana del Método Natural) en Gwangju. Ella lleva a un pequeño equipo de voluntarios, quienes ayudan a los monjes a mejorar su inglés como parte del programa “Lectura extensiva”. Cuando son mayores, los monjes pueden seguir con su formación, estudiando en una universidad o buscando un trabajo secular.

Cuando Kim visitó el templo por primera vez hacia 10 años, el monje principal y los niños estaban viviendo en una tienda de acampar. A través de donaciones generosas y otras formas de compasión, las instalaciones han sido ampliadas considerablemente para que los niños monje vivan una vida muy parecida a la de sus compañeros de la escuela pública. Ellos juegan entre ellos durante su tiempo libre, lo cual puede incluir jugar con una pelota de baloncesto o hacer una “molotera” de niños siendo niños. Los mayores generalmente se aíslan de los demás, pero aun así, ellos cuidan y se ocupan de sus hermanos menores. Los niños pequeños lloran, los adolescentes dan problemas, y los mayores protegen; son una familia grande pero muy normal.

El templo siempre agradece a las personas que han llegado a sus vidas y por todo lo que han recibido. La familia, sin importar su forma, tamaño, constitución o funcionalidad, es el más bello regalo que se nos ha dado. Aunque la familia del templo Haein puede tener una composición familiar no tradicional, ellos ofrecen amor y apoyo el uno al otro como nosotros los recibimos de los nuestros.

Donaciones de dinero o comida pueden ser enviadas directamente al monje a la cuenta del Banco Nonghyup (논협), número de cuenta: 645025-51-013693 o a la oficina postal (우체국), cuenta de banco: 502245-01-000216, titular de cuenta bancaria: Haeinsa (해인사). Ropa, especialmente calcetines gruesos, guantes, manoplas y sombreros, puede ser llevada por Kim cuando ella visite el templo. Puede contactarla, escribiéndole a konacenter@gmail.com.

Start typing and press Enter to search